top of page
  • Foto del escritorBerose

"La negreada" La exótica danza tradicional de Naolinco, Veracruz.

México es un país con un fuerte folclor basado en la tradición milenaria. Y como resultado de la mezcla entre la religión católica española y la cosmovisión de la cultura nativa, este folclore se traduce en una mezcla exquisita. Un ejemplo de este crisol de culturas, lo podemos ver en la antigua celebración del solsticio de otoño, que las culturas prehispánicas tenían, para agradecer a los dioses por las buenas cosechas y frutos de la tierra, para ello, daban ofrendas a los espíritus de la lluvia y de la Madre Tierra, como Tlaloc y Coatlicue/Tonantzin deidades nahuas, o Chaac e Ixchel en la cultura maya o Tajín/Aktsini y Centeotl para los totonacas.


Esta mística celebración contaba con rituales de música y danza donde el Chamán, como sacerdote, presidía los sacrificios/ofrendas a los Dioses. Cuando los españoles iniciaron la conversión de cristianizar a los nativos, éstos hicieron una sustitución de las deidades por santos católicos, y las oraciones por los sacrificios, pero los nativos fueron trasladando parte de sus rituales a las festividades religiosas católicas, obteniendo como resultado, una explosión de color, pasión y fe.


En la actualidad podemos ver una de esas festividades en Naolinco, una pequeña ciudad del Estado de Veracruz, este lugar tiene una tradición especial en torno al solsticio de otoño ligado a San Mateo, Patrono de la ciudad, que une la celebración de la iglesia católica con una peculiar danza llamada “La Negreada”. Esta danza, es una singular leyenda católica de la guerra entre “moros y cristianos” representando la enterna lucha entre el bien y el mal, esta tradición muestra como “Pilatos” el rey árabe es combatido por Santiago. Este tipo de danza, está presente en muchas festividades desde hace mucho tiempo a lo largo del estado de Veracruz, pero “La Negreada” de Naolinco, es particularmente especial debido a algunos ingredientes extras tales como la música a ritmo de guerra, la vestimenta extravagante de “Los Negros” y sus aterradoras máscaras con las que cubren sus rostros, todo lo cual combinado, lo hace parecer como un traje de lucha carnavalesco.


Dicha danza comienza con los sonidos de tambores y flautas, incitando a la batalla, entonces “Pilatos” y los “Santiagos” bailan entre ellos mientras los “Negros” esperan hasta que la música cambia el ritmo, y cuando eso sucede, los negros bailan alrededor de los Santiagos como una provocación a la pelea, de modo que, los “Santiagos” los van golpeando con espadas, y la gente alrededor, forma un gran círculo humano, mientras los danzantes pelean al ritmo de la banda sonora. El espectáculo es una representación asombrosa, muchas veces demasiado real: puedes ver la paliza que le dan a cada “negro” y vivir el ambiente de una verdadera batalla.

“La Negreada” para muchos visitantes, incluso para el turismo nacional, a veces puede resultar en una danza muy fuerte, salvaje y exótica, pero, definitivamente es una gran tradición que está muy arraigada en la población, que tiene un colorido y una pasión extraordinaria que vale la pena ver.


Esta festividad tiene lugar en el mes de septiembre. Además de poder disfrutar de este folklore, la ciudad es conocida por la elaboración artesanal de las máscaras usadas en la danza, por los zapatos de piel hechos a mano y por su deliciosa comida criolla, te encantará. Te recomiendo tener precaución al manejar por la peculiar y sinuosa carretera que lleva a esta población desde Xalapa, la capital del estado de Veracruz. También se cauteloso con la densa niebla que suele bañar las montañas de este lugar. Sin duda, estoy segura de que disfrutaras del viaje y de la experiencia de ésta singular población y de sus tradiciones.


Por Beatriz Rosalba Cota Fernández

Fotos: Jesús Hernández Chacón y José Luis Aguila

179 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page